Loader
Cargando...

Aceite de pescado Omega 3

Herboristeriamerce / 12/07/2017 / Alimentacion , Alimentacion saludable , Bienestar , Cocina , Cosmética , Energía , Gluten Free , Hepaprotector , Mujer , Nutrición , Nutrientes , Vida sana , Vitaminas /

Hace unos días en nuestro facebook, escribimos sobre los beneficios del Omega 3, hoy daremos una explicación más amplia,sobre sus beneficios y consumo.

Para empezar debemos saber que el Omega 3 tanto se puede obtener del mundo animal (pescados), como del vegetal (algas, soja), así que no hay escusa de no consumirlo, todo el mundo sea cual sea la dieta es compatible.

Debido al ritmo de la sociedad moderna y los cambios de hábitos alimenticios que se han incorporado en las sociedades, es un alimento que escasea en muchas casas, ya sea por su coste, o por comodidad y prisa a la hora de cocinar. Lo que debemos tener presente que se debería intentar consumir 1g diario de omega 3 procedente de pescado, referente al vegetal no hay recomendaciones sobre la CDR.

Muchos de vosotros seguramente ya habreís escuchado sus beneficios a nivel cardiovascular, pero también es bueno para el cerebro, para el comportamiento infantil, las apoplejías, la diabetes, la artritis reumatoide y el cáncer ahora explicaremos sus propiedades:

  • Para el corazón:  Las afecciones cardíacas han sido descritas por la OMS como una auténtica pandemia que no respeta fronteras. Los factores herditarios son importantes, pero más el estilo de vida, el ejercicio, etrés y dieta. Incrementar el consumo de Omega 3, fibra, frutas y verduras, y reducir al mismo tiempo la ingesta de grasas saturadas, nos puede ser de gran ayuda. El Omega 3 procedente del pescado es beneficioso para quienes han sufrido un ataque al corazón, y reduce el riesgo de futuros ataques. El  Omega 3 en este caso actúa de 4 formas diferentes:

             -Reduciendo el colesterol malo y otras grasas, elevando a la vez los niveles de colesterol bueno.

             -Reduciendo los niveles de coagulación de las arterias coronarias.

             -Favoreciendo un ritmo cardíaco regular.

             -Reduciendo la presión sanguínea.

          Los japoneses grandes consumidores de omega 3, sobretodo de origen vegetal (soja) tienen una mayor longevidad.

  • Bueno para el cerebro: El pescado azul se ha considerado siempre como un buen alimento para el cerebro. Las grasas de Omega 3 representan en realidad un 8% del cerebro humano. El pescado con Omega 3 es esencial para el funcionamiento del cerebro y los ojos. Se trata de una sustancia transmitida de madre a hijo en las últimas etapas del embarzo y durante la lactancia. Por tanto muchas leches infantiles llevan suplementos de Omega 3.Las grasas Omega 3 se relacionan con la capacidad de combatir la depresión, y depresiones postparto, ya que se cree que muchas madres transmiten gran cantidad del omega 3 almad¡cenado a sus hijos, dejando su propio cuerpo desprovisto de él. No solo los cerebros de las madres y de los bébes se benefician de una fuente regular de grasas Omega 3. Un amplio estudio demográfico llevado a cabo en los Paises Bajos identifica un buen nivel de consumo de pescado como un factor preventivo contra la demencia y el alzhéimer.
  • Bueno para el comportamiento infantil: Está sólidamente demostrado que las grasas Omega 3 ayudan a controlar los síntomas de alteraciones en la conducta de los niños, incluyendo TDA. 
  • Apoplejías: Más de 17 millones de personas mueren anualmente víctimas de ataques al corazón o apoplejías. Una apoplejía es el equivalente a un ataque al corazón en el ámbito cerebral. Las células cerebrales pueden morir, y eso afecta seriamente a la capacidad verbal, motora y de memorización. El modo en que el pescado azul puede actuar para prevenir apoplejías es similar al de un ataque al corazón, reduciendo los coagulos de sangre y posiblemente la presión de la sangre.
  • Diabetes: Hay unos 180 millones de diabéticos en el mundo. Quienes sufren diabetes tienen un especial riesgo de enfermedad coronaria, y es por ello que la ingesta de Omega 3 debe formar parte de una dieta diabética. También se ha demostrado que el Omega 3 puede optimizar el funcionamiento de la insulina y contribuir al tratamiento de la enfermedad reduciendo la cantidad necesaria de inyecciones, o retrasando la aparición de la diabetes tipo I en los niños.
  • Artritis reumatoide y otras enfermedades inflamatorias: Las grasas de pescado Omega 3 ayudan a intensificar la capacidad inmunológica innata del cuerpo humano, y reducir la producción de sustancias químicas asociadas con las innecesarias y dolorosas respuestas inflamatorias observadas en la artritis reumatoide, el asma infantil, la fibrosis quística y la enfermedad de Crohn. En enfermos de artritis reumatoide se ha demostrado que la ingesta de Omega 3 puede ayudar a disminuir el anquilosamiento, la sensibilidad y el dolor.
  • Cáncer: Está demostrado que el consumo de Omega 3 puede incrementar la capacidad inmunológiva del cuerpo, así como bloquear la acción de las grasas que actúan como fuente de energía para las células cancerígenas.