Loader
Cargando...

El Insomnio

Herboristeriamerce / 07/07/2017 / Alimentacion saludable , Aparato Respiratorio , Bienestar , Energía , Vida sana /

La falta de sueño puede provocar desequilibrios en nuestro organismo y afectar, como consecuencia, nuestro estado de ánimo y emocional.

El sueño es una sucesión de ciclos y fases:

  • Sueño no REM: Se divide en 4 fases durante las cuales parece producirse el descanso y la restauración física.
  • Sueño REM: En la que se producen ensoñaciones, es la relacionada con la reestructuración de la psique y la memoria.

El sueño y la fatiga durante el día son siempre un síntoma, una señal que nos dice que algo no marcha bien y que se traduce en dificultad para dormir, no poder mantener el sueño a lo largo de la noche, despertarse demasiado pronto o, habiendo dormido, tener la sensación de que no se ha descansado.

A medida que cumplimos años es menor nuestra capacida para mantener el sueño de forma continua y menos la profundidad del mismo.

Es muy importante llevar una buena alimentación, ya que nos favorecera las distinta etapas de sueño.

-Alimentos a pontenciar: Avena sin glute, verduras de hoja verde, aguacate, plátano, semillas y frutos secos, legumbres, granos integrales sin gluten, algas e infusiones relajantes.

-Alimentos a eliminar o evitar: Café, alcohol, tabaco, gaseosas, chocolate, cenas de grasas y picantes.

Es importante que entre la cena y el acostarnos haya un mínimo de 2 horas, para ir a dormir habiendo hecho ya la digestión.

Hay plantas adaptógenas que nos pueden ayudar en situaciones de estrés, depresión o ansiedad: Rhodiola, ginseng.

Por otro lado también existen plantas con poder relajante y sedante que nos ayudaran en la conciliación del sueño: pasiflora, valeriana, amapola (en niños pequeños es la amapola de california), azahar, melisa, lavanda, lúpulo, manzanilla y espino blanco.

En complementos dietéticos se puede encontrar el 5 HTP que es un precursor del triptófano a la serotonina de origen vegetal.

También están las vitaminas del grupo B que son ideales para tratar el sistema nervioso alterado, por ejemplo si hay falta de B3 y B6 puede provocar el insomnio.

Y en los minerales tenemos el calcio, magnesio y fósforo como relajantes y antiespasmódicos musculares.