Loader
Cargando...

La Mujer

Herboristeriamerce / 02/11/2017 / Alimentacion , Bienestar , Mujer , Vida sana /

Las enfermedades de las mujeres son las afectan principalmente a los órganos femeninos de la procreación. Antes eran consideradas como enfermedades exclusivamente locales; pero hoy en día sabemos que no sólo repercuten en el resto del cuerpo, sino que además intervienen en su aparición factores generales que afectan todo el organismo. Preparan el terreno para su aparición: la vida y alimentación antinaturalesm que impurifican el cuerpo con sustancias perturbadoras.

Por eso hoy nos centraremos exclusivamente en las plantas curativas que pueden facilitar la acción del tratamiento acertado.

Menstruación excesiva: Para disminuir el exceso de menstruación aconsejamos el empleo de las siguientes tisanas. Se empieza a tomar una cualquiera de ellas ocho días antes de la menstruación y no se reposa hasta una semana después de haber cesado. Al mes siguiente se hace lo mismo con la segunda receta y al otro mes se hace igual con la tercera. Si todavía no se ha logrado restablecer la normalidad menstrual, puede repetirse el tratamiento en la misma forma.

  1. Muérdago 10gr, bolsa de pastor 15gr, ortiga común 20gr, bistorta 15gr, corteza de encina 25gr. Se usa una cucharada sopera de la mezcla por cada taza de infusión, y se toman dos tazas al día.
  2. Centaura 15gr, potentila 15gr, bolsa de pastor 10gr, milenrama 10gr. Se consume una cucharada de café de la mezcla por cada cada taza. Recomendable de 2 a 3 tazas al día.
  3. Regaliz 10gr, tormentila 15gr. Se consume una cucharada de café de la mezcla por cada taza y consumir 2 a 3 tazas al día.

Falta de Menstruación (Amenorrea): Existen determinados períodos durante los cuales la falta de menstruación es normal. Así sucede, por ejemplo: antes de la pubertad, durante el embarazo, después del parto (mientras dura la lactancia), después de la edad crítica o menopausia. Aparte los casos de enfermedades importantes como la tuberculosis, la diabetes y la obesidad endocrina. Fuera de las épocas en que es normal su falta, muchas veces viene producida por estados de debilidad, anemia, pobreza de sangre y cansancio excesivo, o debido a problemas con los órganos genitales.

Una buena ayuda para regular el ciclo menstrual es utilizar tisanas siempre y cunado no se deba a una enfermedad.

  1. Hojas de melisa 20gr, menta 20gr, manzanilla 15gr, regaliz 25gr. Se prepara con una cucharada sopera de la mezcla por cada taza de infusión y se deben tomar entrer 2-3 al día.
  2. Hierba de San Juan , senecio, caléndula, manzanilla, todo en partes iguales y se consume una cucharada pequeña por taza tres veces al día.

Estas tisanas se toman de manera continua, cambiando de receta cada diez o quince días, hasta que se consiga regularidad en el ciclo menstrual.

 Menstruación dolorosa (dismenorrea): En muchas mujeres la menstruación va precedida o acompañada de dolores más o menos intensos y de molestias diversas, como vómitos, mareos, dolores de cabeza, dolores de estómago, etc... Por regla general estos dolores y las molestias disminuyen o desaparecen después de haber eliminado cierta cantidad de sangre.

Las causas que con más frecuencia dan origen a estas perturbaciones podemos dividirlas en dos grupos, ya que pueden depender de un desarreglo meramente funcional (congestiones, nerviosidad, impurezas de la sangre, etc...) o tener por base ciertas deformaciones o anormalidades orgánicas (desviaciones de la matriz u otros defectos constitucionales). Por este motivo es muy conveniente el diagnóstico médico, al objeto de determinar la causa.

Los dolores y molestias debido a simples desarreglos funcionales, que son los más frecuentes, pueden combatirse con exito por medio de un tratamiento de plantas medicinales.

  1. Coranzoncillo 20gr, raíz de angélica 15gr, caléndula 10gr, fumaria 15gr, cola de caballo 20gr. Una cucharada sopera de la mezcla por cada taza y tomar dos veces al día.
  2. Tomillo 10gr, coriandro 15gr, valeriana 15gr, manzanilla 10gr, sanguinaria mayor 20gr, bistorta 10gr. Dos cucharaditas por cada taza, hervir solo 3 minutos y consumir 2 tazas al día.
  3. Hierba de San Juan, senecio, caléncula y levístico a partes iguales. Una cucharadita pequeña por taza y consumir tres veces al día.

Estas tisanas se toman desde una semana antes de la menstruación hasta una semana después. Se practica la primera cura con la primera receta, después la seguda y luego la tercera, y se vuelve a empezar.

Es muy conveniente y da notables resultados, para complementar la cura, es recomendable baños calientes de asiento.

Menstruación difícil o irregular: Muchas veces es originada por las mismas causas que dan lugar a la "menstruación dolorosa", por tanto las recetas de las tisanas de la menstruación dolorosa pueden ir bien.

Cólicos de la matriz: Más que una enfermedad constituyen un síntoma que puede manifestarse durante ciertos desarreglos de la matriz o en el curso de la menstruación. Conviene, por tanto, determinar la causa que los produce a fin de tratarla de manera fundamental.

Las siguientes recetas pueden ayudar a mitigar los síntomas:

  1. Coranzoncillo 15gr, coriandor 15gr, valeriana 20gr, espliego 20gr, manzanilla 30gr. Se usa una cucharada sopera de la mezcla por cada taza.Tomar 3 veces al día.
  2. Anís verde, ajenjo, potentilla, melisa. Se mezclan a partes iguales y se prepara como la receta anterior.

Flujo blanco (Leucorrea): Esta secreción anormal tiene su causa fundamental en la alimentación y género de vida antihigiénicos que suelen ser tan corrientes y que no sólo perjudican la salud en general, sino que motivan en gran parte la frecuencia de este trastorno.

La secreción normal de la vagina y de l amatriz tiene que ser tan pequeña que no debe percibirse exteriormente, por tanto todo aumento de la misma que llegue a manifestarse al exterior, ha de ser considerado como anormal.

En la vagina habitan normalmente ciertos microbios que le son propicios y que la defienden contra la invasión de microbios extraños y peligrosos.

La región de los órganos genitales y el periné suele albergar en considerable cantidad (estreptococos, colibacilos, estafilococos, etc...)pero mientras las defensas orgánicas son buenas, no pueden invadir la vagina ni mucho menos llegar a la matriz, porque son destruidos en la barrera defensiva que forman las secreciones y bacilos normales de la vagina y sus células defensoras. La secreción normal de la vagina es además ácida, lo que impide la acción de los microbios peligrosos.

Estos y otros conocimientos, además de la experiencia, han venido a demostrar lo equivocado de aquellos métodos de tratamiento que prescriben el empleo de frecuentes irrigaciones a base de sustancias químicas irritantes que, con pretexto de desinfectar, perjudican la mucosa vaginal, su secreción normal y sus defensas naturales.

Para tomar recomendamos las siguientes tisanas que, por su acción sobre la composición de la sangre y sobre el sistema defensivo, pueden dar los mejores resultados en los flujos de naturaleza no infecciosa.

  1. Ortiga común 20gr, corteza de encina 30gr, melisa 15gr, salvia 20gr, hojas de nogal 20gr, bistorta 15gr. Una cucharada sopera de la mezcla por taza y consumir 3 tazas al día.
  2. Corteza de encina 20gr, bistorta 15gr, manzanilla 15gr, milenrama 20gr. Se prepara y se consume como la receta anterior.
  3. Hojas de nogal, cola de caballo, menta, mejorana. Se mezclan a partes iguales y se usa una cucharada sopera por taza tres o cuatro veces al día.
  4. Corteza de encina 15gr, sanguinaria mayor 30gr, milenrama 25gr, romero 20gr. Se prepara en forma de cocció para dos litros de irrigación.
  5. Hojas de nogal 30gr, manzanilla 20gr, corteza de encina 10gr, flor de malva 20gr. Se prepara igual que la anterior receta.

Las irrigaciones se practican a razón de una o dos por día. Para ello. el líquido debe estar aproximadamente a la temperatura del cuerpo.

La Lactancia: Debido a la vida antinatural que se hace hoy, ocurre con frecuencia que muchas madres se encuentran con el problema de que su secrección láctea es insuficiente para la alimentación de sus hijos. En tales ocasiones es corriente acudir al auxilio de galactógenos, o sea sustancias que activan o facilitan la actividad de las glándulas mamarias. Es aconsejable el empleo de tisanas activadoras de esta función, que tienen la ventaja de no perjudicar ninguna otra función orgánica.

  1. Anís verde, mejorana, melisa. Se mezclan a partes iguales y se prepara con una cucharada de café de la mezcla por taza. Se toma tres infusiones al día repartidas.
  2. Hinojo 10gr, comino 10gr, galega 20gr. Dos cucharadas de café de la mezcla por taza. Tomar dos tazas al día repartidas.
  3. Ortiga, comino, anís, hinojo, abeto, cilantro y angélica. Mezclar a partes iguales y usar una cucharadita por taza y tomar 3 veces al día.